miércoles, 16 de septiembre de 2015

«Estrella distante», de Roberto Bolaño



   Quizá la literatura y las desapariciones e investigaciones y los poetas (o la poesía) y escritores y las relaciones así creadas sean motivos recurrentes en la obra de Bolaño. Y entonces llega la reconstrucción, la conjetura, la acumulación de pistas y descubrimientos para llegar hasta algo o hasta alguien, para tratar de encajar las piezas de un todo.

   El narrador de esta historia va tras los pasos de un tipo que vio en Chile hacia 1971 y que era foco de miradas inquietantes, que rondaba los ambientes literarios y escribía poemas y era discreto y sigiloso, sospechosamente escurridizo. Un poeta infame, supongo; un buen poeta, pero uno fatal. El narrador imagina qué pudo pasar, qué puede estar pasando, qué pasó con ciertas personas, qué está ocurriendo con el mundo de esos jóvenes artistas y con el inexorable poder de la dictadura chilena que aporta unas cosas y esconde otras sin opción a nada más, escondiendo a alguien que ha venido a truncar las aspiraciones de los jóvenes con una crueldad irreparable. Diría ilegítima, pero esas categorías ni siquiera tienen cabida. No hay lugar al reparo o a la toma de la justicia por parte de los afectados porque parece que no se debe a algo injusto en ese momento y en ese lugar, con esas condiciones. Puede que la crueldad resida en que la violación arranca toda posibilidad de resurgimiento. Uno sabe que existen otras posibilidades, pero es consciente de la pérdida y de su no retorno, y sólo le queda seguir hacia adelante.

   Bolaño escribe o lleva a cabo esa construcción de forma no lineal, acudiendo a donde le interesa o donde pide la propia trama, reuniendo los elementos necesarios para descifrar lo que pueda ser descifrado —nunca todo, dejando parte al contexto y parte al lector. El poeta buscado viene a mostrar, de alguna forma, la ambigüedad del rostro de ese poder, el escapismo o el exilio, cierta frustración. Y Bolaño lo muestra con su escritura salvaje, arrolladora, segura e inteligente. Con un talento que lleva inscrito su nombre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada