lunes, 27 de mayo de 2013

«Ficciones», de Jorge Luis Borges

                                           «Ficciones», de Jorge Luis Borges



Se me antoja complicado comentar algo sobre este libro y sobre Borges en general sin miedo a vomitar algo pobre o no todo lo justo que querría y que Borges merece.

El libro se divide en dos: El jardín de senderos que se bifurcan y Artificios.

Si hay algo medianamente claro es que no es una lectura sencilla; a ratos se hace difícil y a ratos muy difícil, según nos pille y según qué lectura se haga de estos relatos, pero seguramente esa dificultad sea tanta como el disfrute que nos produce. En general, estos relatos son un reto para el lector, una prueba y quizá también, de vez en cuando, un quedarse en manos de Borges y ver adónde nos lleva, pero manteniendo buena atención y los sentidos (y algo más, si acaso) alerta, para sentir todos los recovecos del argentino, sus idas y venidas y sus juegos intelectuales. Nos zambullimos en páginas cargadas de un torrente de pensamiento enorme y riquísimo, también en algo de metaliteratura, todo bien armado y resulta muy, muy interesante. El infinito, los abismos de la mente, libros y imaginarios, idealismo e increíble lenguaje (con su correspondiente proyección en el pensamiento) de los habitantes de cierto mundo, la reescritura del Quijote (idéntica, pero distinta, al fin y al cabo), el tiempo, la realidad, la cobardía, la religión, la memoria (qué fantástico resulta Ireneo Funes), asuntos de corte policial, misterios sin desvelar y otros temas del estilo son los que pueblan estas páginas que nos harán pasar ratos memorables.

Me parece que es una obra muy poderosa, imprescindible para el lector curioso y con ganas de pensar un poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada