miércoles, 15 de mayo de 2013

«El túnel», de Ernesto Sábato


                                              «El túnel», de Ernesto Sábato



Ay, esta novela es genial. Es algo así como la crónica de una muerte que desde el comienzo se nos da a conocer, quizá en ese aspecto concreto pueda recordarnos a la línea que sigue García Márquez en su Crónica de una muerte anunciada; pero son obras bastante diferentes.
El narrador, que es a la vez el asesino, abre su relato de forma directa: Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne; (...) 
Es ésta una historia de amor, celos y muerte; la crónica de una paranoia, la de Castel, hombre de un pesimismo y de una misantropía manifiestos; el discurso minucioso, lógico y razonable de un tipo obsesivo y enamorado; una historia de un ritmo que va creciendo en intensidad, que va ganando en tensión y jugando con la psicología del protagonista hasta acabar como sabíamos, pues desde la primera línea se nos anuncia el desenlace.

Castel cree ver en María Iribarne a la única persona que comprende su obra. A raíz de ahí nacerá un impulso que llevará al pintor a perseguirla, a querer hacerla hablar, a desentrañar los misterios que la envuelven y a hacerla suya. Al comienzo del romance, la actitud de Juan Pablo parece cambiar, o quizá podríamos decir que realmente cambia, aunque sea en esos primeros episodios, a causa del efecto que en él produce María. Se ve capaz y dispuesto a mirar a su alrededor con otros ojos, con mirada simpática incluso; esto contrastará con su actitud del final de la novela —actitud que sigue un proceso gradual— donde se volverá de una oscuridad latente.

Si en un principio Castel se creía al margen de la sociedad, o de la gente normal —contando con que ya de por sí sea un tipo solitario, escéptico, de alguna forma incomunicado—, acabará cayendo de bruces y topándose con que todo es más normal de lo que querría, y que, probablemente, el mundo no atiende a las razones que su cabeza enarbola de forma casi científica.
Acabará sumido en un océano negro, que, aún así, deja a juicio o imaginación del lector algunas cosas: quedan ciertos misterios en torno a María y sus silencios, también en torno a Allende (marido de María) y su comportamiento y posterior muerte al final de la obra.

Muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada