lunes, 25 de mayo de 2015

«Reencuentro», de Fred Uhlman



   Creo que esta pequeña obra es algo así como un paseo relativamente rápido por las vidas de una época convulsa y una ruptura, un regreso feroz. Es, dentro del pequeño marco que se fija y donde se mueve, una pieza casi perfectamente ejecutada.

   Poco antes del ascenso de Hitler al poder, Hans y Konradin traban una amistad curiosa, personal, culta, apartada, exigente tanto dentro como fuera del propio vínculo, que va a acabar atravesado por las tensiones sociales y por alguna especie de imposición inevitable. Hans es judío; Konradin, aristócrata, de una distinguida familia alemana. El primero se ve obligado a exiliarse a los Estados Unidos; Konradin tomará partido político. Y entonces algo cambia, claro. Algo extraño. Algo que hace prever que la historia no puede acabar ahí, pero que tampoco es ese el mejor rumbo, que después de eso hay algo que ya no puede arreglarse.

   Aquí más que contar se muestra, y entonces el lector debe asumir su papel y echar la mirada al trasfondo que sin duda hay, aunque no esté escrito. Es un relato breve pero completo, justo y bien medido, que alcanza su plena realización en el espacio adecuado, uno nunca sabe muy bien cómo.
   Quizá el sentido completo no llegue sin el peso del último bofetón, del reencuentro que brinda un giro sorprendente, giro que de todos modos no cambia nada, pero sin el que la historia queda en una especie de limbo inquietante, quizá menos cruel.


La política era cuestión de adultos y nosotros debíamos resolver nuestros propios dilemas. Y a nuestro juicio, entre éstos el más apremiante consistía en descubrir la mejor forma de provechar la vida, lo cual era muy distinto a dilucidar qué sentido tenía, si es que tenía alguno, y cuál sería la condición humana en ese cosmos alarmante e inconmensurable. Estos eran los problemas de trascendencia auténtica y eterna, mucho más importantes para nosotros que la existencia de figuras tan efímeras y ridículas como Hitler y Mussolini. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada