domingo, 22 de septiembre de 2013

«Dublineses», de James Joyce

                                             «Dublineses», de James Joyce



Aaaahá. Un conjunto de relatos ambientados en Dublín donde Joyce recrea la vida, digamos, más de a pie, más humana, de esos protagonistas; personajes que se muestran como niños o jóvenes en los primeros relatos y con más edad conforme avanza el libro. En este sentido supongo que podría decirse que aunque los relatos sean independientes, guardan entre sí una unión implícita al conformar todos ellos un descenso a los infiernos de esos personajes (quizá esto sea más notable en los relatos posteriores) y esas vidas que se nos muestran bien palpables, naturales, llanas, con sus vicios y virtudes, pero probablemente con más vicios que otra cosa.

La lectura es agradable, bastante agradable, de hecho. Se combina el costumbrismo al que hago referencia con notas quizá risueñas, otras irónicas, seguramente mordaces según la lectura que se haga, todo de forma directa y con el objetivo de plasmar esas historias como si pudieran salir de las páginas y hacerse verdad material ante el lector.

Y es que los personajes de los primeros relatos bien podrían ser los de los últimos y viceversa; juntos forman un todo que nutre el libro más allá del poder de cada elemento por separado, sin que por esto cada uno pierda su fuerza.

Un estilo muchas veces soberbio, y una audacia que a más de uno hará pegar los ojos con ahínco a estos quince relatos hasta acabarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada