viernes, 26 de julio de 2013

«Donde el corazón te lleve», de Susanna Tamaro



Una anciana, viendo próximo el fin de su vida, decide escribir una carta (una serie de cartas continuadas) donde habla a su nieta de una forma que, hasta entonces, no había sido posible: sinceramente, desvelando los misterios de su propia vida y la de su hija (así, a su vez, la de la propia nieta). Surge así un último intento, un coletazo casi a la desesperada, de recomponer una relación fracturada y poner un final consolador a la vida de la propia remitente. La expresividad y lo ameno de la lectura hace que las páginas vuelen en nuestras manos. No es una lectura difícil; puede incluso que a ratos dé la sensación de recrearse demasiado en lo mismo o que a veces falte velocidad.  Asumo también que el objetivo del asunto no iba más allá, no peca de aspirar a algo que no alcanza.
Como decía, la lectura corre con fluidez y los detalles, experiencias, recuerdos (nostálgicos, a veces a duros, a veces más tiernos) y la cercanía de la escritura conforman una obra bastante decente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada